martes, 24 de enero de 2017

Salida XXII. Naviella y Caballera.

Cima de Naviella.
A pesar de los quebraderos de cabeza que nos ha traído la "borrasca mediterranea" para elegir la ruta de este finde, ha resultado muy gratificante la salida.  Nos costo mucho encontrar una salida pues la previsiones cambiaban continuamente, incluso el jueves ¡DABAN NIEVE HASTA EN SARIÑENA!
Ha sido un domingo muy intenso: El sábado Rufus se nos caía de la lista por una herida en la pata. (Por lo que Carlos a la hora de almorzar durante la ruta lanzo la anécdota: "Hoy podemos comer sin estrés para ninguno!")

MÁS FOTOS EN EL ALBUM. (fotos de Jane y de Ricardo

Elegimos para la subida a la Sierra de Caballera una ruta poco frecuentada para no subir y bajar por lo mismo, con lo cual las piernas de algunos acabaron con numerosos pinchazos de aliagas.  Un bosque muy bonito, a pesar de los rasgos de las procesionarias, aunque alguno dijo en voz alta: "El próximo día traigo la tijera de podar aquí". (David)



Pisamos nieve a partir de unos 1.100m y también el agradecido día nos arrojó bolisas blancas, que a medida que subíamos pegaban en la cara como si fueran "sables cortantes".  


Por lo tanto los 5 senderistas que no pararon mucho, pues el día fue tipicamente INVERNAL.  Hicieron un buen tiempo para llevar a lucir la bandera del club a DOS cimas: al mojón cimero de Caballera y al vértice de Naviella. Paramos en la bajada en el pozo de hielo "La Matosa" antes de coger el GR1 y bajar hasta la Ermita de Trinidad y los coches.



Día perfecto donde los haya, para los 13km y 850m de desnivel positivo acumulado, que se subieron y bajaron en 4:15h, incluyendo una visita a la bonita Ermita de la Trinidad.  En fin, que estos días tan buenos, (te  aclaran mucho la ideas, lo digo por el frío), ¡pero es que son tan bonitos!
Las vistas a lo lejos no fueron muchas, pero no nos entretuvimos mucho a mirar, pues el frío se sentía en todo el cuerpo al parar, aunque andando bien; es de agradecer que cuando llegamos a Bolea en búsqueda del bar, antes de llegar a la plaza sentimos el calor de la gran hoguera que allí había, por todas estas festividades que se celebran estos días; pero el fallo nuestro fue no haber llevado algo de "panceta con pelos". 



No hay comentarios:

Publicar un comentario