domingo, 9 de julio de 2017

Salida XXXV. Pico Bisaurin.

Salida XXXV. Pico Bisaurin desde refugio Lizara.
MAS FOTOS EN EL ALBUM

La niebla envuelve el fondo 
del valle donde se halla el 
Refugio de Lizara.
Hemos estado ante un fin de semana de "gota fría", donde la impredictibilidad y la anarquía han sido dos temas característicos. Mientras justo al este (Valle de los Sarrios) llovía bastante; a nosotros quince minutos después de comenzar a andar nos toco solo niebla, densa en ocasiones, y nuestra compañera de andada durante casi toda la jornada.

Parada para ver - o no ver -
el paisaje.
A los que almorzaron en el Refugio de Lizara a las 7:00h (¡de los que almorzaron más tarde, hablamos luego!) dijo el guarda del refugio que no hacía falta madrugar, aunque nuestras previsiones consultadas anteriormente nos habían dicho lo contrario, y seguimos con el Plan A, saliendo a las 7:30h, con nuestra cima bien tapada con niebla (¿o nubes?).


Collado de Foraton, con
el pico Agüerri y el Valle
de Gabardito.
En un momento las nubes (¿o niebla?) vinieron como desde abajo, cazándonos a media ladera bajo el collado de Foraton, y sobrevolaron nuestras cabezas para acompañarnos en lo que faltaba de la subida. La visibilidad era de dos o 3 metros vista aunque no nos impidió ver la gran cantidad de cardos, milenrama, lirios, siemprevivas; unos alimoches; las vacas que guardaban el Foraton; el Valle de Hecho con un poco menos de niebla que el nuestro, y durante un rato al sur el perfil de San Juan de la Peña entre nubes.

Sierra de las Cutas, 
desde Foraton.
Después de los zig-zags en fuerte subida hasta el collado hay un tramo de loma, pero luego la senda se pone más pedregosa y más arriba, tramos de roca inestable y siempre por una pendiente fuerte. Cayeron unas gotas, pero no paramos; la subida sin muchas vistas nos dicto un buen ritmo. Ya habíamos juntado con un hombre amable que conocía el pico muy bien y fue él quien nos dijo que faltaban 30 minutos para hacer cima. Es que, con la niebla fue imposible averiguar lo que había delante.  

Cima y un toque de cielo azul.
Y luego, milagro: estamos llegando a la cima y sale el sol a través de la niebla y durante un corto rato hubo una parche de cielo azul y vistas al norte sobre una manta espesa y super-blanca de nubes, aunque no sobresalió ninguna cima.  La cima fue toda nuestra (y de nuestro acompañante); solo en la bajada juntamos con los variados y numerosos grupos que habían confiado en a previsión del refugio, pero ellos tampoco tocaron vistas en la cima. 


Bajada.
La bajada entre cima y collado nos costó casi igual que la subida. Con las dificultades de piedra mojada y terreno suelto se hizo algo técnica. Decidimos entre nosotros que quien no se cayera invitara a cerveza - ¡y pronto fue claro que cada uno iba a pagar por su propia bebida!

Ya en el collado de Foraton empezamos a dejar la tensión. Una parada corta para disfrutar de las vistas que no habíamos visto en la subida.  A las 13h estábamos llegando al refugio con unos buenos 11km y 1130m de desnivel positivo en el bolsillo.  Era una horario perfecto para los que querían comer con sus familias, (que después de un almuerzo mas tardano en el refugio, se habían quedado por la mañana en Hecho). Lo que estuvo genial para redondear un fin de semana pletórico de emociones y disfrute.

DATOS TÉCNICOS: Fin de semana genial para subir a Bisaurin y/o pernoctar en el amable Refugio de Lizara.  (¡Para algunos, seguramente su primera noche en un refugio de montaña!)

                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario