domingo, 10 de junio de 2018

Salida 54 - Riglos por Solano.

Foto: Alicia.

¡Que bonito día!  Solo con ver las imágenes tan hermosas que la naturaleza nos regala en estos momentos vale la pena mojarse un poco. Por eso mismo dicen que la historia y las verdaderas imágenes mejor verlas en directo, que no te las cuenten.  ¡Aunque las fotos de hoy son muy majas!

Fotos de Miguel, Sara, Alicia, Carlos, Lucia y Ricardo.
Mas en EL ALBUM. 
Mas fotos de Lucia se ven: AQUI. (https://photos.app.goo.gl/TUFAUWuYjxVhgavv5)
Foto: Lucia.
Foto: Carlos. Comenzamos al subida hasta el Camino de la Solano.

Ya en el Camino de la Solano. Foto: Sara.
Tras una semana de volver a pensar en la inestabilidad, elegimos Riglos donde parece que hay "una ventana".  A pesar del nerviosismo de ultima hora, (parece que hasta el momento de despertarnos seguimos mirando el tiempo), mientras se cae gente de la lista, otros se apuntan.  A partir de este momento contamos también con una nueva incorporación, se llama Ara. Es un poco peluda pero muy en forma.  


(izq) Ara muestra que es una gran aventurera! (en la cueva de la Fuente de los Clérigos). 
Foto: Sara.

(dcha) Los tres cuatro-patas del grupo.  ¡Convivencia total! 
Foto: Miguel.










Tras un viaje con un cielo tan gris y curiosamente apagado, que no da mucha confianza, (a Jane le sonaba como un eclipse del sol), a las 8:20h en Riglos esta lloviznando.  Hay algo de incertidumbre entre algunos. Pero a medida que vamos andando parece que las expectativas mejoran y las nieblas se van moviendo sin intención de descargar sobre nosotros. 


Subiendo por el Camino del Solano. Foto: Sara.
Las vistas son increíbles y, a pesar de lo que nos puede llegar a esperar, avanzamos con la convicción de que va a mejorar aún, incluso alguno dice "Mejor día no podíamos tener".  La verdad es que se pone muy bien, pero ya en el Camino del Solano empezó a rodearnos la niebla ... por debajo. 


Es todo un agradecer a la naturaleza poder andar en manga corta, pero no nos dimos ni cuenta cuando sin avisar se pone a caer sobre nosotros la segunda agua del día y ya comenzamos a aligerar un poco el paso. Lluvia que en ciertos momentos cae con cierta intensidad y que nos hace parar a preguntarnos "¿Volvemos hacia atrás?" Nos quedan delante unas 2/3 partes de la ruta.  

Pero seguimos con las palabras de algunos dichas con certeza: Va a parar!  ¡Esto no es nada!"  Y cuando se vuelve a oír los pájaros trinar, es una buena señal de que por el momento no se empeora mas, aunque todavía faltan buenas condiciones para planear los vecinos reales de Riglos - los buitres.


Foto Alicia. En el Camino de Solano.
Un desvío corto para un panorama pirenaico nos confirma que todo Aragón esta en las nieblas.  


Desde el "mirador".  Izq. Hoy, junio 2018.  Dcha. Diciembre, 2017.

La lluvia ya parada, empezamos a notar la humedad (¿de la lluvia o del sudor?) debajo de los impermeables. Todos con un poco de frío y necesidad de comer algo. Ahora en el GR1 bajamos hasta la Fuente de Os Clerigos.  Mientras nos secamos (alguna cámara incluida), otros buscan de donde viene ese olor raro (perros bañando; una planta que hay en la cueva, fueron algunas de las teorías), al final el lugar resultó perfecto para comer un bocata y sacar la bandera. 


Foto: Lucia. Llegando a la Fuente de los Clérigos.


En la cueva y fuente de los Clérigos. Foto: Carlos.


Después de pasar por un bonita senda con muy buenas vistas sobre las paredes de los buitres, pisamos un tramo mas del GR1 hasta el desvío para la última visita y ultimo esfuerzo: la subida a la Cueva del Mallo Cored

Subiendo a la cueva. Foto: Miguel.
Foto Miguel: En la cueva Mallo Cored.




















Foto: Alicia.

Y
cuando regresamos se nos pone a llover de nuevo, intensamente, que como todo lo que empieza lloviendo acaba lloviendo.   
Así que llegamos a Riglos, tras haber pasado nada mas de 2 personas en todo la jornada, y al bar y pa' casa.

Epilogo: Eran las 15h en Riglos, cuando se seca a Rufus y aparcan 3 bonitos clásicos: 2 Jaguar y 1 Mercedes. Son las matriculas lo que llama la atención a Jane. Que nada mas que vienen de Inglaterra para ver los Mallos de Riglos.  Y que suerte tienen estos aficionados, porque en este momento sale el sol y brillan los mallos - durante unos tres minutos.  Y en la vuelta a casa, nos pilla otra tromba de agua y los cielos vuelven a ennegrecerse.


Fotos: Ricardo. 



El día: 12 kms, 600m de desnivel positivo acumulado, 4 horas 30 minutos andando.  Y un poco de lluvia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario